domingo, 18 de febrero de 2018

EL POETA

Hoy  fue mi primer día de clases, realmente no tenía ganas de ir, no me sentía contento por habernos mudado de casa. Mi madre me despertó como eso de las 7 de la mañana; me bañé, luego desayuné un poco antes de salir. Mamá me acompañó hasta la entrada de la escuela, me despedí de ella, y entré.

Ya dentro las clases empezaron con las matemáticas, las odio, no me entran; creo que no seré ingeniero o arquitecto, nada de esas cosas.  Mi nueva maestra es muy bonita y simpática, a todos nos ayudo un poco con la lección.  Por suerte después de la hora de descanso toco la clase de español, como trabajo nos pidió que hiciéramos un poema de tema libre; tan pronto como lo dijo yo empecé a escribir, a los pocos minutos ya lo había terminado, me pare del asiento y se lo fui a entregar.  Llegué hasta con ella, tomó mi cuaderno y leyó en silencio.  Al terminar de leerlo me dijo: ¡Manuel, qué bonito poema! Te has ganado un diez y una estrella.   
Que daría yo porque todo mi ciclo escolar y toda mi estancia en esta primaria fuera solo escribir poemas.

 A la salida mi mamá me esperaba en la puerta de entrada, emocionado corrí hasta con ella, le mostré mi poema y lo que había obtenido por el trabajo, ella se alegró mucho de verme y de ver la estrella que me había dado la maestra, tan solo por eso me llevó a comer helado.  


Me he sentido muy cómodo realizando esa actividad, creo que empieza a  gustarme la escritura y sobre todo la poesía, de grande quiero ser escritor o mejor aún, poeta, más si me van a recompensar con helado.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Entrada destacada

AZAHARES (corregido)

Todos los días podía encontraba un tema para redactar sus relatos, su pasión era esa, sin embargo un día, tras un incidente que no rec...