Escritos, relatos y más: UNA CENA INOLVIDABLE

SECCIONES




Blogs mexicanos



Seamos seguidores






domingo, octubre 09, 2016

UNA CENA INOLVIDABLE


Frente a la barra de una cocina una mujer prepara la cena, rebana con un cuchillo una cebolla sobre una tabla de picar. Se observa en sus ojos cierta humedad como si llorara, deja por un memento de rebanar la cebolla y observa su libro de recetas que tiene cerca, toma el libro y lo lee un poco. Se guía con su dedo índice.


— ¡vaya, parece que no tengo esto!


 Busca en la alacena algunos condimentos y demás cosas que necesita, observa entre los frascos uno que contiene algunas hierbas.


  — ¡Este es, a ti te andaba buscando!—. Exclama.


Destapa el frasco y vacía cierta cantidad en la comida preparada en un tazón, revuelve muy bien, vuelve a taparlo, esta vez no lo guarda en el mismo lugar de donde lo encontró.



Ya casi es la hora de que su novio llegue, son las once de la noche; ella ya esta lista, con todo preparado, espera a que él entre por esa puerta.  Se escuchan ruidos en la puerta de entrada, ella se arregla un poco el cabello, quiere estar presentable. Se abre la puerta, él entra, observa a su novia en el sofá.



— ¡Mariana! ¿Qué es todo eso? ¿Que celebramos? y mírate, te vez hermosa con ese vestido,  tenias mucho que no te arreglabas así para mí.


—Ven aquí Juan, no te quedes ahí, todo esto lo hice para ti.


— ¿Para mí?  Y yo que no me lo merezco.


—Esto que hago sí te lo mereces; pero anda siéntate a la mesa y disfruta lo que te prepare. 


Caminan abrazados hasta el comedor.  Se observa en la mesa los platillos que ella había preparado.


— ¡Se ve delicioso todo esto!


— Pero sentémonos y disfrutemos.



Se sientan a la mesa, ella se sienta cerca de Juan, ambos comen de los platillos que Mariana cocino.


— Todo estuvo delicioso mi vida.


— ¿En verdad lo crees?


— Sí, todos estuvieron exquisitos.


—Eran especialmente para ti.


— ¿Y mi postre?


Juan acaricia  la pierna de Mariana con su mano por debajo del vestido.


— Que impaciente eres, no se te ira a ningún lado tu postre.


Ella lo besa, al momento que se pone de pie.


— ¿A dónde vas?


Mariana camina hacia  la habitación.


—Ven, mira te voy a dar tu postre.


Mariana mira hacia atrás sobre su hombro derecho a la vez que va bajando los tirantes de su vestido quedando su espalda totalmente descubierta. Juan la alcanza y la toma por  detrás abrazándola.


— ¡Eres el postre más rico que me voy a comer!


—Espero y que no estés ya muy empalagado.


Mariana se gira completamente para quedar frente a frente a Juan; lo besa apasionadamente, ambos comienzan a desvestirse uno al otro, las prendas van cayendo, entran en la habitación, Juan se recuesta en la cama, mariana lo besa por todo su cuerpo. La temperatura en el lugar va subiendo, la excitación en ambos es notoria, Juan empieza a sudar más de lo común.


—No, no espera mi amor, no me siento bien.


— Es normal, debe estar haciéndote efecto lo que te prepare.


— ¿Pero Que dices?


—Esto es lo que te mereces.


— ¿Pero de que hablas?


— ¿Te sientes impotente verdad? —Brotan lágrimas de los ojos de mariana —. Así yo me he sentido tantas veces  al verte con otras fulanas, impotente incapaz de hacer nada, aguantarme el coraje y esta ultima vez fue la gota que derramo el vaso.


— Tú estás loca. Yo no te he engañado nunca. ¿Cómo te atreves a envenenarme?


—Sí, lo estuve, por soportar todo eso.



Mariana se levanta de la cama, se pone  de nuevo su vestido, camina a su armario  lo abre y saca una maleta.


— ¿Qué haces? ¿A dónde vas con eso? Debes ayudarme, llama a la ambulancia, ¡haz algo! Mírame como me estoy poniendo todo rojo e hinchado.


—Me voy lejos de ti.  Tu puedes hacerlo solo, no estás envenenado. Tan estúpida  crees que soy como para envenenarte, solo estas algo intoxicado debido a tu alergia a los condimentos, si no puedes llamar a un medico igual ya sabes que hacer, llamar a tus malditas amigas para que te ayuden.



Mariana toma su maleta y camina fuera la habitación cerrando la puerta tras de sí dejando a Juan tumbado en la cama.



No hay comentarios.:

Publicar un comentario

¡Gracias por visitar mi blog y dejar tu comentario!